El desgaste es el enemigo número 1 para tu motor. El contacto directo entre  las piezas de metal es la forma más rápida de acortar la vida útil del motor y aumenta los costos de reparación. En LIQUI MOLY contamos con tres aditivos que lo ayudarán a combatir este problema: Oil Additiv, Motor Protect y CERATEC.

El Oil Additiv sigue siendo un excelente aditivo para los vehículos más antiguos en la actualidad. Fue el primer producto de LIQUI MOLY, cuando se fundó la compañía en 1957. Este aditivo para aceite de motor contiene MoS2. Este compuesto es un lubricante sólido, similar al grafito. “Forma una capa protectora en la superficie metálica, evitando el contacto directo entre las superficies metálicas adyacentes en el motor”, dice David Kaiser, Jefe de Investigación y Desarrollo de LIQUI MOLY. Esto es particularmente importante inmediatamente después del arranque, antes de que el aceite haya circulado a todos los puntos del motor. Además, el aditivo de aceite LIQUI MOLY mejora las propiedades de funcionamiento de emergencia, asegurando que el motor esté protegido contra los pistones que se atascan cuando la película lubricante se rompe. MoS2 es de color oscuro, es por eso que el aceite de motor puede tener el aspecto a usado o viejo. En este caso, el color es una señal de protección efectiva contra el desgaste. El aditivo para aceites ha demostrado su eficacia en automóviles de todo el mundo durante más de 60 años.

Mientras que el lubricante sólido en el aditivo de aceite LIQUI MOLY reduce físicamente la fricción en el motor, Motor Protect cumple esta función químicamente. Contiene los llamados modificadores de fricción, que tienen un efecto de suavizado en las superficies metálicas con las que se conectan en el área microscópica. Motor Protect es adecuado para automóviles de última generación y está destinado a usuarios que desean un aditivo de protección contra el desgaste que no contenga ningún tipo de lubricante sólido.

Si Oil Additive protege físicamente y el Motor Protect lo hace de manera química; el CERATEC combina ambas estrategias. También contiene “modificadores de fricción” para protección química. Y también contiene lubricantes sólidos para protección física. Estos consisten en partículas de cerámica microscópicas, que le dan al aditivo un color beige. Son tan pequeños que pueden pasar fácilmente a través del filtro de aceite “. Esta doble protección convierte a CERATEC en un aditivo altamente efectivo, cuyo efecto dura hasta 50,000 kilómetros”, dice David Kaiser. “Esto lo hace particularmente económico de usar”. Es la primera opción para vehículos más nuevos.

Los tres aditivos reducen la fricción en el motor. Esto reduce la temperatura del motor e incluso reduce un poco el consumo de combustible. Además, el motor está mejor protegido bajo cargas extremas. Y, después de todo, menos desgaste significa un menor riesgo de reparación y una mayor vida útil del motor. David Kaiser: “Esto significa que los aditivos no solo protegen el automóvil, sino también la billetera de su propietario”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *